Donde el gatito se siente cómodo, amasa. A menudo podemos observar este movimiento antes de sentarse. El gato se gira y pisa el suelo con ambas patas delanteras, como si quisiera patearlo plano o masajearlo. Esto es lo que hace en almohadas, en cestas para gatos, en sofás, en la cama o – menos bonito – en nuestros muslos. ¿Qué hay detrás de este comportamiento lindo, pero a veces doloroso para sus dueños?
Los gatos bebés masajean el vientre de la madre con sus patas para estimular el flujo de leche. Este masaje rítmico (amasar) con ambas patas es un comportamiento instintivo, que a menudo se asocia con el ronroneo. Así expresan seguridad, bienestar – calor del nido. El gato adulto sigue con este comportamiento y además, marca el sitio por fragancias que se liberan entre sus dedos del gatos mientras amasa el sitio
En resumen, amasar parece ser reconocimiento como una acogedora superficie y lugar.

Cuando diseñamos el relleno para nuestras almohadas de gato, queríamos seleccionar un material que se adapte a los instintos naturales del gato.

Así es como probamos diferentes materiales:

Y – así es la vida – a nuestros gatos les encanta un relleno de bolitas de espuma de poliestireno EPS. Estas bolas son pequeñas, móviles y se adaptan al movimiento del gato cuando está en la cama. Al amasar, dan una suave restilla.

Ahora, sin embargo, queremos utilizar materiales naturales o reciclados para nuestros productos. Conseguimos bolas de EPS reciclados, pero preferimos un material más natural.

Debe ser un material lavable, porque el gatito puede ensuciarlo a menudo (en resumen: ¡Vomitan!). Muchos materiales para rellenos naturales no son realmente lavables y si son demasiado grandes (semillas de cereza). Así que nos encontramos con una vieja tradición mediterránea: el relleno de corcho:

virutas de corcho para relleno para cojines de gatos

Una almohada con relleno de corcho se puede lavar, ya sea a mano en agua tibia o en la bolsa de lavandería en el lavado suave a un máximo de 30o en la lavadora. Durante el secado, la almohada debe agitarse más a menudo para que las láminas de corcho se separen entre sí.

Conocemos gránulos de corcho, que actualmente se utilizan a menudo como rellenos para almohadas de yoga. Sin embargo, llenamos las almohadas para amasar con finas láminas o virutas de corcho. Son irregularmente grandes y crujen un poco y recuerdan al follaje. Así que traeremos algo de sensación de jardín a la sala de estar del minino. El corcho aísla excelentemente y en invierno la almohada también almacena la temperatura corporal de los gatitos.

 

Author Sylvia Lucas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *